Header Ads

Cómo funciona el escáner de iris en los Lumia 950 y 950 XL?


El 6 de octubre, Microsoft dio a conocer una serie de nuevos dispositivos que ejecutan Windows 10, incluyendo los nuevos Lumia 950 y Lumia 950 XL. Ambos teléfonos son dispositivos con especificaciones top, uno más que el otro, optimizados para ofrecer la mejor experiencia de Windows 10 en los dispositivos móviles.

El Lumia 950 XL cuenta con una pantalla Quad HD de 5,7 pulgadas, procesador Snapdragon 810, 3 GB de RAM, 32 GB de almacenamiento expandibles hasta 2TB, una batería de 3340mAh, y por supuesto viene ya pre-cargado con Windows 10 Mobile. El Lumia 950 aunque tiene un poco de menos potencia, sigue siendo un teléfono de alta calidad, a diferencia de su hermano mayor, este teléfono cuenta con una pantalla de 5.2 pulgadas, la misma RAM de 3 GB y 32 GB de almacenamiento, también expandibles hasta los 2 TB, otra diferencia es que el mismo tiene una batería de 3000mAh y el procesador Qualcomm Snapdragon 808.

Sin embargo, una característica importante que estos dos teléfonos tienen en común es el escáner de iris que permite a los usuarios desbloquear su teléfono sin contraseña mediante Windows Hello, que fue introducido por primera vez en Windows 10 para computadoras. Microsoft trae esta funcionalidad a los dispositivos móviles, y hoy vamos a echar un vistazo más cercano para saber cómo funciona esta nueva funcionalidad en los nuevos terminales.

Antes de profundizar en cómo funciona el escáner del iris con Windows Hello, vamos a hacer un recuento de la cantidad de cámaras que encontraremos los Lumia 950 y Lumia 950 XL. En estos nuevos teléfonos, tenemos la cámara tradicional ubicada en la parte trasera del móvil, es la de mayor resolución y la cámara frontal de menor resolución, que se utiliza para tomar los selfies, y hacer videollamadas por Skype, y luego tenemos una cámara infrarroja específicamente diseñada para tomar imágenes de los ojos.

Ahora que conocemos los componentes, vamos a ver los pasos para entender cómo funciona todo:




Es necesario primero establecer un PIN para el dispositivo, que actúa como un sistema de copia de seguridad. Entonces, cuando necesitemos desbloquear el teléfono, la cámara infrarroja se utilizará por primera vez para iluminar los ojos. En ese mismo instante, la segunda cámara tomará una imagen de los ojos, que funcionará en diferentes condiciones de iluminación.

Con la información biométrica capturada se realiza un cálculo matemático para crear un hash que se compara con el hash almacenado en el dispositivo. Si todo sale bien, entonces se nos desbloqueará el teléfono. Todo este proceso interno sucede en menos de 2 segundos y es bastante complejo.

La función se basa en una tecnología llamada "criptografía de clave asimétrica" ​​que ha existido por años. Encontraremos criptografía asimétrica de clave en otras soluciones, como las tarjetas inteligentes, y también se basa en el sensor de la Microsoft Kinect.
Según Microsoft, Windows Hello está diseñado con la privacidad como principal estandarte, ninguna imagen de nuestro rostro o el iris será almacenada en el dispositivo. En cambio, la autenticación sucede a nivel local, y la información biométrica nunca será transmitida fuera de nuestro dispositivo hacia cualquier clase de servidor. No habrá fotos nuestras en el teléfono, a no ser que sea un selfie que hayamos sacado con la cámara frontal normal.

El uso de la información biométrica para desbloquear Windows 10 hace que el dispositivo sea más seguro y más fácil de usar al mismo tiempo. Y no debemos preocuparnos de que nadie desbloquee nuestro móvil con una foto de nuestro rostro por ejemplo y también es capaz de diferenciar entre gemelos. Si utilizamos anteojos, de igual modo el sistema funciona perfectamente. Por lo tanto sólo nosotros seremos los únicos capaces de desbloquear el teléfono con Windows Hello.

Con tecnología de Blogger.